Fechas clave de desarrollos importantes

Estamos a las puertas de una gran reforma regulatoria a nivel nacional, europeo y global que marcará el futuro de los vaporizadores y de otros dispositivos susceptibles de liberación de nicotina sin combustión. Están en juego los derechos y la salud de sus usuarios y de aquellas personas que todavía fuman y desconocen el éxito de estos productos de cesación tabáquica. 

¿Quieres saber más sobre la legislación del vapeo en el mundo?

i. Normativa nacional – Ley frente al tabaquismo

El gobierno tiene previsto iniciar la reforma de la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo. Se trata de la conocida como Ley Antitabaco. Actualmente, esta ley prohíbe el vapeo en determinados espacios públicos, tales como los centros de las administraciones públicas, los centros sanitarios, los centros docentes, los medios de transporte públicos, etc. Sin embargo, el gobierno, desoyendo la evidencia científica y en contra de los derechos de los usuarios, podría reformar la ley para equiparar los dispositivos susceptibles de liberación de nicotina con el tabaco tradicional.

Hay que evitar que el gobierno equipare los nuevos productos de liberación de nicotina de riesgo reducido con los productos de tabaco por combustión. Esto implica que:

– Las restricciones NO deben ser las mismas

– Los impuestos NO deben ser los mismos

– La prohibición de aromas y sabores NO debe afectar a los vaporizadores personales

– La publicidad de los vaporizadores personales DEBE permitirse siempre que esté dirigida al fumador adulto y cumpla con los principios de protección del menor

– La venta online de productos del vapeo DEBE permitirse con canales eficientes para la verificación de la edad en el momento de la entrega

ii. Normativa autonómica

Baleares, Cataluña y el camino a evitar del País Vasco

Tan importante como la regulación nacional es la regulación a nivel autonómico. Debemos evitar que los gobiernos autonómicos promulguen leyes que equiparen vapear con fumar. Lamentablemente, este ha sido el camino elegido por el legislador autonómico en el País Vasco, en la polémica y detestable Ley de Adicciones y Drogodependencias y que ignora el principio de reducción de daños y, por tanto, ataca los derechos y la salud de los usuarios. Todavía estamos a tiempo de evitar que otras Comunidades Autónomas sigan el erróneo camino del País Vasco. Son especialmente preocupantes las propuestas regulatorias en Baleares y Cataluña.

En Baleares, el Anteproyecto de ley sobre el abordaje integral de las adicciones establece: “Además de los productos del tabaco tradicionales, últimamente han surgido productos relacionados con el tabaco que son tan perjudiciales como el tabaco tradicional, según nos muestran los estudios científicos publicados, entre los cuales se encuentran los cigarrillos electrónicos o dispositivos de liberación de nicotina y sus envases de recarga”. Esta propuesta es del todo inaceptable por su ignorancia en relación con los debates científicos sobre el vapeo, así como por las indeseables consecuencias que puede tener sobre la salud de los usuarios y de aquellas personas que todavía fuman y podrían beneficiarse de estos productos.

En la misma línea parecen avanzar las propuestas regulatorias en Cataluña, donde la Memoria preliminar del Anteproyecto de ley de adicciones también sugiere una equiparación de la regulación de los nuevos dispositivos como los cigarros electrónicos o aparatos de tabaco sin combustión, a la de los productos convencionales del tabaco. Debemos llevar el principio de reducción de daños por tabaquismo a los debates del Parlamento balear y el catalán y participar activamente en todos los procesos abiertos de consulta.

i. Directiva de impuestos especiales

Abril-diciembre 2021

La Directiva 2011/64/UE, que establece unos impuestos mínimos sobre el tabaco en todos los estados de la UE, está siendo revisada por la Comisión Europa y se espera que se adopte una nueva norma para finales de este año 2021. La norma actual no afecta a los productos del vapeo, cuya fiscalidad es determinada por los estados miembros de la UE. Sin embargo, en el marco de esta revisión, la Comisión Europea está planteándose establecer unos impuestos en toda la UE que afecten a la fiscalidad de los cigarrillos electrónicos y los nuevos productos de tabaco (incluyendo líquidos para los cigarrillos electrónicos, cápsulas, etc.). Por la salud de todos los que quieren dejar de fumar o reducir el consumo, es imprescindible que la fiscalidad del vapeo no se equipare con la del tabaco tradicional, generalmente mucho más alta. De lo contrario, muchos usuarios de vaporizadores personales volverán a fumar, lo cual va completamente en contra de nuestros principios de reducción del daño. La Comisión Europea ha abierto una consulta pública en la que debes participar y alertar del peligro de una fiscalidad alta para el vapeo.

ii. TPD 3

Mayo de 2021

La nueva TPD 3 (Directiva de los Productos del Tabaco, por sus siglas en inglés) ha comenzado a tomar forma y nuestras peores sospechas se confirman. El 20 de mayo de 2021, la Comisión Europea publicó el Informe sobre la Aplicación de la Directiva 2014/40/UE sobre productos del tabaco (TPD 2), cinco años después de su entrada en vigor en 2016.

El Informe, ignorando la evidencia científica, rechaza el principio de protección de daños por tabaquismo, afirmando: “Dado que todavía debe alcanzarse un consenso científico, prevalece el principio de precaución y la Directiva adopta un enfoque cauteloso a la hora de regular estos productos” [énfasis añadido]. Si esta aproximación a los productos de riesgo reducido se recoge finalmente en la norma final, los efectos para la salud de los consumidores serán dramáticos, disparando las tasas de tabaquismo y reduciendo de forma terrible el potencial de vidas salvadas.

En el Informe, la Comisión afirma que basará sus decisiones de gestión del riesgo sobre los cigarrillos electrónicos en el dictamen científico del Comité Científico de Riesgos Sanitarios, Ambientales y Emergentes (CRSAE), publicado el 29 de abril de 2021. El dictamen ignora la evidencia que científicos, expertos y consumidores han presentado durante la consulta pública y que demuestra que el vapeo es la más eficaz de las herramientas en la reducción del daño por tabaquismo. El resultado es un dictamen sesgado, pobre desde el punto de vista científico y que induce a error a los responsables políticos. Si el dictamen sirve como base para cualquier reforma regulatoria, los principales damnificados seremos los consumidores, nuestros derechos y nuestra salud.

El Informe concluye con una amenaza velada: “En la medida en que los cigarrillos electrónicos son ayudas para dejar de fumar, su regulación debe seguir la legislación farmacéutica.” [énfasis añadido] Actualmente, la TPD 2 regula los productos de liberación de nicotina de riesgo reducido estableciendo requisitos de seguridad, calidad y notificación, así como los límites de concentración máxima de nicotina y de los contenedores. Sin embargo, si estos productos cayesen bajo el marco regulatorio de la legislación farmacéutica, serían equiparados a los medicamentos y tendrían un acceso completamente restringido, alejando a los consumidores de los productos de riesgo reducido y acercándolos al tabaquismo.

En definitiva, la TPD 3 viene a constituir la piedra angular de la regulación del vapeo en la UE y en todos sus estados miembros. Es por eso por lo que es esencial que la nueva norma se guíe por los siguientes principios:

– NO a la equiparación de los nuevos productos liberadores de nicotina de riesgo reducido con los productos tradicionales del tabaco por combustión

– NO a la prohibición de aromas y sabores en los líquidos de los vaporizadores

– SÍ al principio de reducción de daños

– SÍ a la publicidad de los productos del vapeo para los fumadores adultos 

iii. Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer y Comisión BECA del Parlamento Europeo

Febrero de 2021 en adelante

Aprobado el 4 de febrero de 2021, el Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer tiene como objetivo reducir la población europea consumidora de tabaco por debajo del 5% para el año 2040. No podemos ni queremos discutir la legitimidad de este objetivo. De hecho, desde el principio de reducción del daño, creemos sinceramente que podemos contribuir a conseguirlo. Sin embargo, sí debemos oponernos a la equiparación de los productos del vapeo con los productos tradicionales del tabaco, tal y como se desprende de la redacción del Plan actual. Debemos permanecer atentos a los desarrollos en la Comisión Especial para la Lucha contra el Cáncer del Parlamento Europeo (Comisión BECA, por sus siglas en inglés) que será muy relevante para la evolución del Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer y de todas las a nivel UE. Debemos garantizar que la Comisión BECA sea consciente del principio de reducción de daños y que proporcione una imagen veraz del vapeo.

i. Normativa nacional – Ley frente al tabaquismo

 

Mayo – Noviembre 2021

El Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud es un tratado ratificado por 182 países, entre ellos todos los estados miembros de la UE y la propia UE. COP 9 significa “Novena conferencia de las partes”. Esta Conferencia tendrá unas reuniones preparatorias durante los meses de mayo y junio y tendrá una reunión final en el mes de noviembre. En esta Conferencia se producen normas y objetivos marco a nivel global que tienen un impacto muy relevante sobre las legislaciones de la UE y las de los estados miembros. Esto es especialmente relevante para la futura TPD 3 (por sus siglas en inglés) que comenzará a tomar forma una vez se publique el Informe sobre su norma predecesora, la TPD 2. Es esencial que el principio de reducción del daño llegue a la COP 9 y a la UE que representa la posición común de los estados europeos en la Conferencia.