TPD 3 - NUEVA DIRECTIVA DE LOS PRODUCTOS DEL TABACO

El 20 de mayo de 2021, la Comisión Europea publicó el Informe sobre la Aplicación de la Directiva 2014/40/UE sobre productos del tabaco (TPD 2, Directiva de los Productos del Tabaco por sus siglas en inglés), cinco años después de su entrada en vigor en 2016. La nueva TPD 3 ha comenzado a tomar forma y nuestras peores sospechas se confirman.

 

El Informe, ignorando la evidencia científica, rechaza el principio de protección de daños por tabaquismo, afirmando: “Dado que todavía debe alcanzarse un consenso científico, prevalece el principio de precaución y la Directiva adopta un enfoque cauteloso a la hora de regular estos productos” [énfasis añadido]. Si esta aproximación a los productos de riesgo reducido se recoge finalmente en la norma final, los efectos para la salud de los consumidores serán dramáticos, disparando las tasas de tabaquismo y reduciendo de forma terrible el potencial de vidas salvadas.

 

La Comisión afirma que basará sus decisiones de gestión del riesgo sobre los cigarrillos electrónicos en el dictamen científico del Comité Científico de Riesgos Sanitarios, Ambientales y Emergentes (CRSAE), publicado el 29 de abril de 2021. Este dictamen ignora la evidencia que científicos, expertos y consumidores han presentado durante la consulta pública y que demuestra que el vapeo es la más eficaz de las herramientas en la reducción del daño por tabaquismo. El resultado es un dictamen sesgado, pobre desde el punto de vista científico y que induce a error a los responsables políticos. Si este dictamen sirve como base para cualquier reforma regulatoria, los principales damnificados seremos los consumidores, nuestros derechos y nuestra salud.

 

El Informe concluye con una amenaza velada: “En la medida en que los cigarrillos electrónicos son ayudas para dejar de fumar, su regulación debe seguir la legislación farmacéutica.” [énfasis añadido] Actualmente, la TPD 2 regula los productos de liberación de nicotina de riesgo reducido estableciendo requisitos de seguridad, calidad y notificación, así como los límites de concentración máxima de nicotina y de los contenedores. Sin embargo, si estos productos cayesen bajo el marco regulatorio de la legislación farmacéutica, serían equiparados a los medicamentos y tendrían un acceso completamente restringido, alejando a los consumidores de los productos de riesgo reducido y acercándolos al tabaquismo.

 

En definitiva, este Informe NO puede servir como base para ninguna reforma legislativa. La TPD 3 viene a constituir la piedra angular de la regulación del vapeo en la UE y en todos sus estados miembros. Es por eso por lo que es esencial que la nueva norma se guíe por los siguientes principios:

 

  • SÍ al principio de reducción de daños

 

  • NO a la equiparación de los nuevos productos liberadores de nicotina de riesgo reducido con los productos tradicionales del tabaco por combustión

 

  • NO a las restricciones de la legislación farmacéutica para los productos liberadores de nicotina de riesgo reducido