Manifiesto

La Asociación Española de Usuarios de Vaporizadores Personales (ANESVAP), organización sin ánimo de lucro que representa a las más de 500.000 personas que han dejado de fumar gracias a los vaporizadores personales en nuestro país, promueve la campaña “El Vapeo Salva Vidas”.

 

ANESVAP representa al colectivo de personas que han dejado de fumar mediante vaporizadores personales o dispositivos electrónicos de liberación de nicotina de riesgo reducido, y también a todas aquellas personas que todavía fuman porque que no han podido o querido dejar el hábito. ANESVAP es una asociación independiente, sin ánimo de lucro, financiada exclusivamente con las cuotas y donativos de sus socios y cuyas cuentas son públicas. No admite injerencia alguna de la industria tabaquera o farmacéutica. Es una organización creada para defender el derecho que tiene toda persona mayor de edad a utilizar vaporizadores personales para abandonar el tabaquismo.

 

ANESVAP es parte de ETHRA, la asociación europea en favor de la reducción del daño por tabaquismo y, en consecuencia, defiende los mismos objetivos:

  1. El principio de reducción del daño por tabaquismo debe ser reconocido como un derecho humano.
  2. Los consumidores de dispositivos de liberación de nicotina de riesgo reducido deben ser reconocidos como interlocutores imprescindibles en las políticas públicas.
  3. La regulación de los dispositivos de liberación de nicotina de riesgo reducido no puede equiparase a la de los productos de combustión.
  4. Los legisladores deben aceptar que la existencia de una amplia selección de productos y sabores es clave para que los dispositivos de liberación de nicotina sean un éxito para que la gente deje de fumar.
  5. Los legisladores deben tener en cuenta el potencial beneficio de reducción del daño para la población adulta a la hora de tomar medidas destinadas a proteger a los más jóvenes.
  6. La política fiscal debe tener en cuenta que gravar con altos impuestos a los productos de nicotina de riesgo reducido disuadirá a los fumadores de considerar como alternativa el uso de estos productos.

 

Todo ello sobre la base del artículo 1, apartado d, del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco, del que España y la Unión Europea son parte:

“control del tabaco comprende diversas estrategias de reducción de la oferta, la demanda y los daños con objeto de mejorar la salud de la población eliminando o reduciendo su consumo de productos de tabaco y su exposición al humo de tabaco;”