Mito 2

El vapeo es igual de malo que el tabaco

El Ministerio de Sanidad inglés (Public Health England) y el Real Colegio de Médicos del Reino Unido[1] han sido rotundos al respecto, y tras analizar una década de estudios científicos sobre el cigarrillo electrónico, han determinado que vapear es un 95 % menos perjudicial que fumar.

 

Dicho de otra forma: el daño que pueden hacer los vaporizadores personales es, como mucho, el 5 % del que hace el tabaco con sus decenas de sustancias cancerígenas.

 

El Ministerio de Sanidad francés aconseja el uso de vaporizadores personales[2] para dejar de fumar. La Academia Nacional de Medicina de Francia asegura que más de 700.000 personas han dejado de fumar gracias al vapeo[3]. El Ministerio de Sanidad de Nueva Zelanda afirma que toda la evidencia científica disponible apunta a que el vapeo es menos nocivo que el tabaco y contribuye a dejar de fumar[4].

 

Además de los estudios científicos, los más de 500.000 usuarios españoles somos la prueba de que el vapeo es la ayuda definitiva para dejar de fumar. Muchos de nosotros, sino todos, hemos podido apreciar mejoras significativas en nuestro estado de salud.

 

 

[1] https://www.rcplondon.ac.uk/projects/outputs/what-rcp-thinks-about-tobacco y https://www.rcplondon.ac.uk/projects/outputs/smoking-and-health-2021-coming-age-tobacco-control?s=03

[2] https://www.tabac-info-service.fr/j-arrete-de-fumer/je-choisis-la-cigarette-electronique

[3] http://www.academie-medecine.fr/lacademie-nationale-de-medecine-rappelle-les-avantages-prouves-et-les-inconvenients-indument-allegues-de-la-cigarette-electronique-vaporette/

[4] https://www.health.govt/