Mito 7

Los menores vapean

Otro gran mito, y parte central de muchas campañas de desinformación, es que el vapeo fomenta que los menores de edad empiecen a fumar. Esto es un gran mito que no tiene ningún fundamento. Y es que los que se inician en el vapeo son principalmente exfumadores y no nuevos usuarios que no han fumado antes.

 

El 72% de los vapeadores españoles han afirmado haber empezado a vapear para dejar de fumar y mejorar su salud. El 99% de los españoles también afirma que han tenido su primera experiencia a través del tabaco por combustión (principalmente cigarrillos) y otros productos del tabaco pero NO con el vapeo[1]. El uso de los cigarrillos electrónicos está limitado de manera estricta a mayores de edad y el uso de estos dispositivos por parte de menores de edad es, no solo en España sino en el mundo entero, en gran parte marginal y desestimable en comparación con el número de vapeadores. Según la fundación británica ASH[2], en Reino Unido, de los más de 3.2 millones de vapeadores, 2 millones son exfumadores, 1 millón son fumadores y apenas 100.000 personas nunca habían fumado anteriormente.

 

Además, en 2018, un estudio sobre uso de tabaco (DEBRA) probó que los cigarrillos electrónicos rara vez son utilizados por alemanes que nunca han fumado anteriormente. En la meta encuesta elaborada el porcentaje de la población que nunca había fumado antes de usar un cigarrillo electrónico era siempre inferior al 0,5%.

 

El perfil del usuario español además es un varón en edades comprendidas entre los 30 y los 44 años y en España no se han detectado menores de edad en cantidades preocupantes que vapeen.

 

 

[1] Special Eurobarometer 506: Attitudes of Europeans towards tobacco and electronic cigarettes

[2] https://ash.org.uk/information-and-resources/fact-sheets/statistical/use-of-e-cigarettes-among-adults-in-great-britain-2020/